El reconocimiento del país a la ciencia camagüeyana


La noticia de que la provincia de Camagüey obtuvo este año la sede del Acto Nacional por el Día Mundial del Medio Ambiente, a celebrar el próximo 5 de junio, fue el resultado de la presencia y esfuerzo no solo del mundo técnico y científico del Ministerio de la Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, sino también de la participación de los órganos políticos y estatales del país que sumaron a miles de trabajadores incorporados a tareas de desarrollo en una permanente agenda ejecutada en aplicaciones practicas a través de la gestión racional de los recursos naturales, con incidencias en en sectores tan frágiles como la recuperación del verde del bosque, las arenas de las playas, el fortalecimiento de los manglares y las mejoras en los niveles de vida de comunidades urbanas o rurales 

El retorno de GEGEM a México



Retorno, la primera expedición de este año, realizada al sistema cavernario de Cueva México, en la llanura costera del norte camagüeyano, logro indicios de que es posible que la hasta ahora mayor caverna del centro del país sea mucho mas extensa de lo que hasta ahora se había calculado.
Conocida por la ciencia desde la década de 1960, cueva México ha resultado escenario de numerosas investigaciones espeleológicas cuyos estudios han aportado datos no solo para el antro subterráneo, sino también para el ecosistema superficial y comunidades del entorno. La expedición recién concluida, se efectuó en la agenda de los actos realizados en el país por el 95 aniversario del natalicio del Dr, Antonio Núñez Jiménez. 

Volando a bordo del “Ciclón”



La primera vez que vi de cerca actuar un radar estaba a seis mil metros de altura cerca de las islas Turcas a bordo del laboratorio meteorológico “Ciclón”, convertido en caza huracanes durante la campaña de 1987.
A finales agosto de aquel año la nave IL-18, enviada por la Academia de Ciencias de la URSS, equipada con modernas técnicas para el estudios de las depresiones tropicales, estableció su base en el aeropuerto de Camagüey en espera de una oportunidad para intentar el primer vuelo al ojo de un huracán realizado desde Cuba.
No tuvo que esperar mucho tiempo, para el 21 de septiembre la tormenta tropical recién formada en el Caribe occidental y pronto convertida en el huracán Emily estaba a nuestras puertas estrenando el preludio de los violentos eventos que desde entonces se han sucedido. Emily venia con rumbo impreciso bordeando el sur de Santo Domingo con amenaza sobre el extremo de las provincias orientales de Cuba. Mientras, en el Centro de Radares de Camagüey, los equipos con la ayuda de los satélites meteorológicos conformaron una posible ruta del ciclón, advirtiendo que Emily estaba remontando al noroeste, para alejarse de Cuba